La Leyenda del Pelujáncanu

En el norte de Extremadura, en la comarca de las Hurdes, existe un mito con identidad propia, EL PELUJÁNCANU, un gigante vestido con pieles de animales; de cuerpo peludo, con un único y gran ojo, lo que no le impide tener una vista prodigiosa y “panorámica” de varias leguas a la redonda, desde la altura que le proporciona su estatura.

jancanu dibujoPertenece a la familia de los Jáncanus, diferenciándose de estos por su cabeza calva y su único, grueso y largo pelo, que es donde reside su descomunal fuerza. Vive en las cuevas de los más altos montes hurdanos, dedicándose al pastoreo.

El PELUJÁNCANU es uno de los seres más representativos de la mitología extremeña, y sus andanzas han sido transmitidas por tradición oral, desde tiempos inmemoriales, por todas las sierras y valles del norte. Así mismo, ésta tradición entronca estrechamente con la asturiana y cántabra, al contar con familias de seres, similares en su forma y sus costumbres, tales como el Nuberu y el Pataricu.

Es un hecho que estas leyendas se han compartido gracias a usos tan cotidianos como el pastoreo trashumante y que las vías fundamentales han sido y son la música y la literatura.